Robots móviles con autonomía

En 1992, Marc Raibert fundó Boston Dynamics, una empresa de ingeniería y robótica especializada en la construcción de robots móviles, como una spin-off del MIT, donde hasta entonces había dirigido Leg Laboratory. Desde allí contribuyó a establecer la base científica para robots altamente dinámicos.

Ahora Boston Dynamics se ha convertido en líder mundial en robótica móvil. BigDog, Atlas, Spot y Handle son algunas de sus creaciones; todas ellas inspiradas en la capacidad de los animales para moverse con agilidad, destreza, percepción e inteligencia. Por primera vez, en 2019 Boston Dynamics inició la comercialización de un producto, su robot Spot. Actualmente, está creando mil Spots, que “se venden más rápidamente de lo que podemos construirlos”, según explicó Marc Raibert en la última edición de Web Summit en Lisboa. Sin embargo, la verdadera revolución llegará con Handle, un prototipo móvil destinado al sector logístico y pensado para manejar cajas de peso medio, siendo capaz de cubrir todas las tareas del proceso: localización y selección de bultos individualizados, carga, configuración de un palé con paquetes diversos, e incluso descarga. “No se trata de un brazo inmóvil fijado al suelo –como los actuales robots que se utilizan en el sector–, sino que Handle es capaz de desplazarse y cuenta con unos sistemas de gestión visual tremendos”, declaró Raibert. Esto le permite sortear obstáculos y realizar funciones –hasta ahora impensables de realizar por un ser no humano– en el mundo de la logística.

Raibert compartió su visión sobre el porvenir de los robots móviles, y el rol de su compañía en ese futuro. Su conferencia, “Welcome to the future of mobile robots”, no pasó desaperciba para nadie:

Los robots ofrecen posibilidades de hacer muchos trabajos aburridos y peligrosos que los seres humanos no deberían estar haciendo, y que tampoco quieren hacer, por supuesto. Por eso, estamos centrándonos mucho en encontrar ese tipo de tareas donde los robots puedan sustituir a las personas.

En nuestra compañía seguimos un proceso llamado “Constrúyelo, rómpelo y arréglalo” (Build it, Break it, Fix it). La idea que hay detrás es que cuando uno diseña algo nuevo, no quiere esperar hasta que el diseño sea perfecto para empezar a hacer la experimentación, sino que desea testarlo tan pronto como sea posible y ver qué funciona y qué no, para luego repararlo.

Aspiramos a ser capaces de llegar a construir robots que tengan las habilidades de los animales o los seres humanos, y eso implica crear sistemas de percepción, sistemas de actuación, sistemas de planificación, controles dinámicos y muchísimas otras cosas.

Spot es un cuadrúpedo de poco más de 27 kilos. Cuenta con un sistema de navegación autónoma que le permite entrar en diferentes sitios y utiliza cámaras de detección de obstáculos, de modo que cuando sube una escalera puede ver las barandillas y el resto de la configuración, y subirlas sin problema. Una de las ventajas de los robots con cuatro piernas, como Spot, es que son omnidireccionales. Pueden avanzar, retroceder o moverse de lado, incluso girar en el mismo sitio. Spot tiene cámaras en la parte delantera y una serie de estéreo cámaras en los laterales y en la parte posterior. Además tiene un brazo articulado y puede utilizar su cuerpo para extender el alcance de su brazo, llegando a sitios a los que otros robots no llegan y porta un juego especial de sensores que le permiten hacer mediciones –para comprobar si hay fugas de metano en una nave–, y cámaras con las que mirar válvulas y realizar inspecciones “oculares”.

Handle es un prototipo de robot que sólo tiene un propósito en su vida: manejar cajas de cartón de tamaño medio, que pesan menos de 16 kilos. Utiliza un sistema de visión para localizar los palés e identificar las cajas de forma particularizada. Una de sus tareas sería coger paquetes de palés donde todos los bultos son iguales, y hacer otros palés sólo con aquellos seleccionados, tal y como solicitan las tiendas. Hay una gran oportunidad de negocio para ayudar a la automatización de este trabajo, e incluso estamos desarrollando robots capaces de hacer el proceso de descarga de los camiones.

Atlas es el campo de pruebas de los niveles de rendimiento más elevados y de las nuevas tecnologías. Con él estamos aprendiendo técnicas como la optimización para controlar conductas complejas e innovaciones para hardware. Hemos dotado a nuestro robot humanoide de un nivel de movilidad, gestualidad y polivalencia muy superior al original. Puede realizar pruebas gimnásticas de saltos y giros y estamos consiguiendo un desarrollo conductual rápido con técnicas de optimización, con machine learning y con IA. El reto de ingeniería que representa su desarrollo es algo que nos mantiene tremendamente activos. 

 

Adaptación del artículo publicado en la sección “Innovative Knowledge by ESIC”, de la revista Executive Excellence.

Marc Raibert, fundador y CEO de Boston Dynamics, en Web Summit de Lisboa.

 

Comentarios