Cómo atraer talento tech: el ejemplo de Canadá

Entre 2012 y 2017, Toronto creó 82.100 empleos tecnológicos -más que cualquier otra localidad estadounidense-, y son muchos los empresarios e inversores de todo el mundo que consideran esta ciudad uno de los lugares más propicios para ubicar las empresas más innovadoras.  

Las políticas migratorias promovidas por el gobierno de Justin Trudeau son el principal factor que ha contribuido a este exponencial crecimiento. 

Canadá concede permisos de trabajo de hasta tres años a los estudiantes extranjeros después de que se gradúen, y desde mediados de 2017 cuenta con el programa Global Skills Strategy, que facilita a las empresas la contratación de trabajadores extranjeros cualificados. También está experimentando con regulaciones más laxas, exención tributaria y reposicionamiento de marcas.  

Entrevistado por Shahrzad Rafati, vicepresidenta de Invest in Canada, durante la reciente celebración de Collision Conference 2019, el primer ministro del país, Justin Trudeau, compartió las iniciativas que está llevando a cabo su gabinete para atraer talento extranjero. Estas son algunas de ellas:  

  • Canadá es un país rico en recursos naturales y así continuará en el futuro, pero desde el gobierno estamos procurando añadir a estos recursos innovación y talento. En nuestro caso, el acceso al talento se materializa a través de dos caminos: la formación y la inmigración. La inmigración resulta crítica para el desarrollo de un país, y nuestro objetivo es permanecer abiertos y dar entrada al talento global, porque así creamos oportunidades para los canadienses, y esto nos permitirá crecer en el ámbito de la innovación. 

    Para conseguirlo, hace dos años pusimos en marcha un programa dirigido a las áreas de ámbito tecnológico: el Global Skills Strategy, que otorga una visa de trabajo temporal a profesionales cualificados en un periodo máximo de dos semanas. 

    Abrirnos a la inmigración conlleva dar un trato justo al talento local, y por eso estamos invirtiendo con decisión en educación, investigación e innovación. El objetivo es que los canadienses vean un futuro claro para ellos y sus hijos en un entorno de disrupción tecnológica como el actual. 

 

  • Hace cuatro años iniciamos el plan de inversión en infraestructuras más valiente y ambicioso de toda nuestra historia. Destinaremos 180 billones de dólares en la próxima década a incrementar la velocidad y la frecuencia por tren, a la creación de proyectos que reconstruyan y fortalezcan las ciudades y a la mejora de las conexiones en el país. 

    También hemos establecido hipotecas sin coste financiero y con facilidades impositivas que permitan a los millennials tener economías consistentes y reales para hacer frente a los pagos mensuales.  

 

  • Somos el gobierno que más ha invertido en nuevas tecnologías, porque consideramos que es el camino fundamental a nuestro futuro. Hemos destinado millones de dólares a crear estructuras de venture capital, a investigación, al desarrollo de la Inteligencia Artificial, a la formación de clusters de alta concentración tecnológica, a la modernización de la universidad… 

    Nos encantaría poder crear una alternativa capaz de competir con Silicon Valley. En los dos últimos años, hemos registrado un retorno de inversores y empresas canadienses que se habían trasladado a la bahía de San Francisco, porque se han dado cuenta de que el país ofrece estabilidad, calidad de vida y acceso al talento global

 

  • Canadá es el único país del G7 que cuenta con acuerdos de libre comercio con todos los miembros del grupo. Tenemos acceso preferencial a dos tercios del PIB global. Hemos renovado el Tratado de Libre Comercio de América del Norte recientemente, tenemos acuerdos con Europa y también acceso a Asia. 

    Queremos asegurar a las empresas canadienses que tienen un acceso privilegiado y preferente a los mercados mundiales. Si a esto unimos un sistema económico estable, un entorno legal consolidado y un sistema bancario occidental, nos permiten crecer y mirar al futuro con seguridad, pese a movernos en un mundo de incertidumbre. 

 

  • Los gobiernos preferiríamos trabajar con las compañías tecnológicas y las plataformas para garantizar la seguridad de los ciudadanos y de sus datos, contener la agresividad y el terrorismo en las redes, y evitar que la agresividad y el odio se den en espacios públicos virtuales. 

    Si no permitimos este tipo de acciones en el entorno real, no deberíamos consentirlos tampoco en los espacios digitales. 

 

  • He conversado con líderes del mundo tech y me consta que quieren participar en la construcción de un futuro mejor para todos. Estoy seguro de que Canadá va a tener un papel muy importante en ello. Si no somos capaces de tener éxito juntos, todos fracasaremos de forma separada.  

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------Shape 

Adaptación del artículo publicado en la sección “Innovative Knowledge by ESIC”, de la revista Executive Excellence. 

Justin Trudeau es primer ministro de Canadá

Comentarios